2012: un año de grandes cambios

Vamos a entrar en 2012. Cambiamos de año siempre con la esperanza de que el nuevo año sea mejor que el anterior. Puede ser que para muchos, con suerte, éste nuevo año sea mejor, pero para hacer que esto sea así hay que disponer las cosas para que la suerte esté de nuestro lado. Como dice un anuncio de una bebida, la suerte es una actitud.

2012: un año de grandes cambios

Lo primero que debemos hacer para mejorar el próximo año es ser consciente del panorama que nos espera. Por la información de la que disponemos, 2012 va a ser, cuanto menos, un año de grandes cambios, no todos positivos. En primer lugar, se espera para primeros del nuevo ejercicio una profunda modificación de la LOTT. La entrada en vigor el pasado 4 de diciembre de los Reglamentos Europeos 1071/2009 y 1072/2009, obligan a la modificación de la misma. Después de la modificación de la LOTT, vendrá el ROTT y la Orden de Autorizaciones. Téngase esto último en cuenta porque va a se año de visados. También está a punto de publicarse la modificación de las Condiciones Generales para la Contratación del Transporte, una Orden Ministerial que desarrollará la Ley del Contrato de Transporte. Con todo ello, el marco jurídico del transporte terrestre va a dar un vuelco este nuevo año y conviene estar preparado para ello.

En segundo lugar, se avecinan los tiempos de la, tan manida, “consolidación fiscal”. Para legos en fiscalidad, esto viene a ser aplicada la cuenta de la vieja: tanto ingreso, tanto gasto. Déficit zero. Muy razonable en la teoría. Aunque en la práctica esto tiene una cara oculta. El Estado y las Comunidades Autónomas tienen asumidos unos compromisos de gasto ineludibles, por lo que la “consolidación fiscal” no va a poder conseguirse únicamente por la vía de reducción del gasto, sino por la vía de aumentos en los ingresos. El margen de maniobra aquí es estrecho: las privatizaciones de empresas públicas, no solventarán nada porque queda muy poco que privatizar y el nuevo gobierno se ha comprometido a no aumentar el Impuesto de Sociedades, el IRPF, ni el IVA.

Así que prepárense para incrementos en lo de siempre: impuesto de hidrocarburos, céntimos sanitarios y, porque no, tasas de infraestructuras o “euroviñeta”. En el resto de Europa, el panorama no es más halagüeño, así que empezaremos seguramente a pagar por circular por toda Europa. Traducción: los costes de explotación van a subir en el 2012, si no me creen, tiempo al tiempo, aquí lo dejo escrito. La solución pasaría por repercutir el incremento de los costes al cliente, pero se ha de ser demasiado optimista para pensar que esto va a ocurrir. Al menos, la repercusión íntegra. Y teniendo en cuenta los márgenes de beneficio en los que las empresas de transporte por carretera se estaban moviendo, habrá que buscar nuevas fórmulas.

La solución para este nuevo año no la tenemos, pero sí que podemos aconsejar un instrumento para acercarse a ella: contrate un abogado que sepa de qué va el transporte terrestre. Él le va a guiar en el nuevo entramado legal que se avecina y le puede proponer fórmulas legales que le ayuden a reducir costes, como las cooperativas valencianas de transporte. En Iurislog, estamos ayudando a personas de toda España a constituirse en cooperativa. A Ud. también podremos ayudarle.

 

Antoni Llópez Pedrós



One Response

  1. jose antonio Romero Lopez dice:

    hola si las modificaciones de la lott, no modifican q

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

©
CyberChimps